Mi primera aventura (1ª parte): Viaje a la Sierra de las Nieves (Tolox)

“Todo comienzo tiene su encanto.”
Johann Wolfgang Goethe

Tengo que admitir que, al ser ésta mi primera aventura, sí que me encontraba un poquito nerviosa... Os cuento:

Con el típico propósito de año nuevo, AlmaMater se había empeñado en hacer senderismo y vivir una vida sana. Ya sabéis esas buenas intenciones que tienen los humanos con el nuevo año. Navegando al azar en Internet, descubrió una página genial www.notodohoteles.com  que estaba llena de fantásticas y originales propuestas de alojamientos que, además, tenía una categoría especial: se “admiten mascotas”. Allí encontró un hotel que le pareció muy interesante, Hotel El Cerro de Hijar en Tolox (Sierra de las Nieves), Málaga.

Así que una mañana de enero comenzó nuestra primera aventura. Alma comprobó mi arnés de seguridad, me acomodó en el asiento trasero de nuestro coche sobre mi  manta de viaje con un hueso grande de cuero, y salimos con los ánimos bien altos.

Sólo empecé a sentirme inquieta cuando nos distanciamos de la ciudad y vi que la autovía quedaba atrás. Debo reconocer que apenas pude concentrarme en lo bonito que era el ascenso rodeada de de pinsapos, fauna ibérica y flores naturales. Sólo pensaba en lo lejos que estaba de mi casa.

Fue entonces cuando apareció, coronando un cerro próximo, una casa blanca muy grande, al estilo de un cortijo andaluz. Aquel era nuestro hotel, Hotel el Cerro de Hijar ubicado en un sitio realmente privilegiado. Las habitaciones y suites resultaron ser cómodas y con fantásticas vistas sobre el valle y la montaña. Por supuesto para mí, y cualquier otro compañero perruno que pudiera aparecer, había muchísimo espacio por el que correr y esparcirnos.

Y de hecho me hice amiga de Lola y de su compañero Lucas que tambien estaban de finde con sus dueños. Que bien lo pasamos jugando a la pelota y explorando por toda la Sierra. Realmente es el jardín mas grande que jamas habia visto. http://www.sierradelasnieves.es

Durante nuestra primera estancia pudimos probar la excelente comida, hacer un sendero de experimento, relajarnos y además darle tiempo a AlmaMater para que se le pasen las agujetas del sendero leyendo un buen libro junto a su tradicional Gin and Tonic.

Fue  cuando me di cuenta que esto de viajar, es de lo mas maravilloso y divertido.

Categorías: 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Lima-Limón Creativos: Diseño Web en Málaga