Una emotiva historia, como llegaron a nuestras vidas las flores de Aracena (de viaje por Aracena 2/2)

Rosy y Daisy de vuelta a la vida

"No se puede encontrar a quien no quiere ser encontrado."

Isabel Allende

Eran dos.  Madre e hija. Las escuché muy temprano desde la ventana del la habitación de la Tita Derby. Hacían mucho ruido bajando la colina detrás de nuestra casita. ¡Que lata! Alma quería dormir un poco más y me animó a trasladarme a la  habitación de Tita. Yo sabía que Tita  Derby estaría despierta desde las 5 de la mañana escribiendo informes y chateando con sus amigas de EE.UU. Así cuando las escuché mas cerca de la ventana di la alarma con mis ladridos. Ya todas en pie,   abrimos la puerta de entrada y allí estaban. Dos delgadiiiisimas pero muy guapas perritas. Por supuesto las espanté. La familia ya estaba completa con nosotras tres.

Después del desayuno nos preparamos para ver a Hans y Mariam para empezar nuestro fantástico paseo de Nordic Walking a través de campos con destino a Aracena. Pero al cruzar la primer carretera (con bastante tráfico de coches), pasarnos al arcén opuesto y nos dimos cuenta que las dos perritas nos seguían por en medio de la carretera, a una distancia prudente para no molestar, pero justa para no perdernos de vista.

¡Oh, cielos! No veas como se puso Alma Mater. Le entró pánico e intentó espantarles hacia la finca para que no les pillara un coche. Les dejamos sanas y salvas y continuamos nuestra caminata. ¡Que día más bueno para corretear por el campo y por los caminos llenos de flores y animales silvestres!

Al cabo de 10 minutos las vi de nuevo de reojo... Allí estaban, nuestra pesadilla de Elm Street. Y así nos siguieron durante las tres horas de caminata que hicimos. Ya casi al final, me dieron pena y me acerque para hablar con ellas. Nos olimos un rato y decidí que no eran del todo malas y les invité a acompañarrme de vuelta a la Finca Valbono.

Y así fue. Venían siempre a la puerta de la casita para que les dieramos agua y algo de pienso, se acercaban a las cocinas del restaurante y otras casitas y coches. Pidiendo, siempre pidiendo, pero muy respetuosas.

Así que cuando hicimos las maletas para regresar a Málaga parecían tan tristes. Ni el director, ni el personal creían que tuviesen dueños. Era lo más probable. Nos comentaron que era una auténtica pena y vergüenza la cantidad de animales (muchos de raza) que abandonaban por la finca pensando que alguien les dará de comer. Son unos desalmados que tienen segundas viviendas, propias o de alquileres y al acabarse las vacaciones abandonan a sus mascotas. Los pobres intentan sobrevivir como pueden. En ese momento Alma y yo le propusimos a Tita Derby que nos las llevásemos a Málaga en su coche. Por supuesto acepto. Era otra aventura, pero el gran problema era como meter a las dos asustadas perras más nosotras tres, más las maletas y mochilas y encima duante cuatro horas de lento viaje. ¡Pues menudo cóctel! Y no precisamente de los “relaxing cup of “ ginebra con tónica que tanto les gustan a Alma y a Tital Derby, jijiji ^^

Pues lo consguimos. Tita Derby es una gran conductora, y Alma se sentó atrás con nosotras, acariciando a la dos perritas asustadas durante las cuatro horas.  

Llegando a Sevilla se nos occurrio pensar... Bueno, y ¿dónde van a vivir las dos perras? No problem, les dije; a casa de mi gran amigo Manolo. El seguro que se hará cargo de las dos. Tiene un jardin tan grande como su corazón. Y seguro que le gustará la “sorpresa” que le habíamos preparado, jijiji ^^

Y así fue como nuestras amigas (las bautizamos Rosy (la madre) y Daisy (la hija)), las flores de Aracena llegaron a nuestras vidas.

Y colorin colorado este cuento se ha acabado.

Besos Mayra ^^

PD:   ...y ¡Si! Vivieron y siguen viviendo muy pero que muy felices y amadas aunque perdices, lo que se dice perdices no comieron, jijiji ^^

Categorías: 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Lima-Limón Creativos: Diseño Web en Málaga