Yo también fui una perra abandonada: NO AL ABANDONO

La vida, la desgracia, el aislamiento, el abandono, la pobreza, son campos de batalla que tienen sus heroes, heroes oscuros, a veces superiores a los heroes ilustres.

Victor Hugo

Es bueno tener  una familia, aunque no sea la tuya de verdad. Por ejemplo mis primos Jincho y Moyo comparten vida y amor con mi madrina Ana, y  son como dos hermanos para mi, que era una perrita asustada cuando los conocí.

Me acuerdo de ese primer día cuando Ana me llevó a su casa en acogida. Me encontró al lado de un arcén, abandonada y vagando por la carretera cerca de Teatinos en Málaga. A ella le debo la vida y además, la quiero mucho, mucho.

Mis primos me aceptaron de inmediato, eran tan agradables y llenos de vida y con ganas de juego. Claro, que eso fue el primer día, todo el mundo se cansa de tener a una huesped marimandona como yo día tras día. Pero sé que me querían mucho porque todavía somos la mar de amigos. Así que   no estaba preocupada porque algún día tuviese que irme de allí, porque  sabía que Ana me estaba buscando el hogar perfecto.

Lo que es la vida, en algún momento del pasado tuve un hogar propio, una familia. Pero esos son ya vagos recuerdos, seguro que hasta tuvimos algunos buenos momentos juntos, pero es una lastima que mi único recuerdo de esa primera familia sea solo el abandono.

Mis días como miles de perros abandonados, pasaba por mendigar por comida y agua y buscar un sitio en el que dormir tranquila. Asustada, hambrienta y sin consuelo, no tuve tiempo para llorar. Mi único instinto en ese momento era intentar sobrevivir. Cuantos perretes sufren aún esta suerte a diario.

Y entonces ocurrió el milagro. Cuando intentaba cruzar la carretera  con un tráfico horrible y coches volando a mi alrededor, vi como dos chicas cruzaban por el lado opuesto, y parecía que querían algo conmigo. Estaba tan asustada que no sabía si querían hacerme daño o qué. Pero con la buena fe e inocencia que tenemos los animales, aposté a que querían ayudarme y me entregué a ellas.

Aunque estaba llena de heridas y flaquita, me abrazaron y me hicieron sentirme especial. Eran voluntarias de la Protectora de Málaga.

Como ya sabéis los que me siguen, mi final ha sido muy feliz, pero no es así para los tropecientos perretes y gatos que cada día son abandonados sin escrúpulos por humanos.

Alma Mater y yo queremos intentar desde esta página concienciar sobre la cantidad de animales que son sacrificados a diario debido al descuido tan grande de personas irresponsables. Aconsejamos a todos y todas que adopten antes de comprar.Una mascota no es un juguete que se tira a la basura cuando a uno ya no le viene bien.

A todos mis compañeros y compañeras: ánimo, que hay mucha gente buena también con ganas de compartir con vosotros una vida mejor. Haremos todo posible para que os encuentren.

Besos
Mayra ^^

Categorías: 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Lima-Limón Creativos: Diseño Web en Málaga