Destinos

Antequera

Un fin de semana de Abril, en pleno primavera, Hans nos convenció para que nos acercásemos a Antequera y así poder acompañarle en una caminata y disfrutar de un singular hotel que se sitúa al pie del paraje natural de El Torcal.

En esa ocasión, el profesor Mariano Moreno de Barcelona ofrecía un seminario de la técnica Fittrek para instructores de Nordic y Marian coordinaba las caminatas y daba un clase de repaso de técnica para los otros participantes principiantes como Alma.

Así que con muchos nervios por ser algo nuevo y gracias a que Alma me tranquilizo con promesas de golosinas cuando llegásemos al Hotel, me arme de valor y de nuevo salí de aventura con ella.

Sotogrande

Yo y mi chaleco salvavidas para perros

Todo poco a poco va dejando de importar, todo menos esos  paraísos  en el mar y navegar y navegar y navegar.
Fito Paez

Hola amigos,

Estamos en el veranillo de San Miguel o del Membrillo y todavía nos quedan buenos y cálidos días de playa y largos paseos en barco. 

Estos días calurosos, con sus noches fresquitas y los rescoldos de un verano sofocante me encantan para salir a navegar y contemplar el mar.

Benarrabá

Pido disculpas a todos los que estaban esperando que yo hablase de comida seca para perros. Pero hay muchas cosas buenas en estos pueblos que merece la pena reseñar, tales como los embutidos, queso de cabra, miel y mermeladas frescas y las comidas caseras.

Estábamos dando un paseo cerca del Hotel Rural Banú Rabbah, cuando delante nuestra la naturaleza nos ofreció un espectáculo increíble: un montón de gusanos cruzaban el camino unos detrás de otros como si estuviesen de procesión.

Era la primera vez que Alma, Tita  y yo veíamos tal espectáculo. Al principio pensamos que era muy interesante, no, era fascinante. 

Todos juntitos y siguiendose nariz con trasero daba la sensación de que era una culebra o una divertida banda de musica callejera. 

"La gran ventaja de un hotel es que sirve  como  refugio de  la vida hogareña."

George Bernard Shaw

Nos alojamos en el cómodo hotel Banú Rabbah. Mercedes, la Directora nos recibió con mucho cariño. A mí en particular me  hizo sentirme bienvenida de verdad. El hotel se sitúa a escasos metros del casco urbano así que por las noches después de disfrutar de una cena elaborada con productos naturales y autóctonos de la comarca en la terraza su restaurante Kabilas, paseábamos hasta casi media noche disfrutando de la tranquilidad. Mientras andábamos  Alma y Derby hablaban de sus cosas, pero yo no me pude resistir y teniendo tanto espacio natural por donde pasear libremente, seguí a mi olfato y recorrí un montón de paisajes y rincones nuevos.

Lima-Limón Creativos: Diseño Web en Málaga